Abastecimiento clave para bajar costos

El gobierno nacional, y las empresas petroleras enfocadas en la producción de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, puntualizaron en los últimos años la necesidad de que la Argentina procure el autoabastecimiento de arenas utilizadas como insumo en las tareas de fracking con el fin de optimizar los costos de producción de los pozos petroleros y gasíferos.

Se trata de arenas específicas utilizadas para la fractura hidráulica de la roca madre que aloja petróleo y/o gas,  técnica que estimula y posibilita la extracción de estos recursos para la industria petrolera.

En tiempos de los primeros planes piloto encarados en este tipo de reservorios la arena era exclusivamente importada, pero en los últimos años se activó la producción local a partir de recursos extraídos en Entre Ríos y Chubut, que requieren su selección y preparación para ser utilizada en los yacimientos.

La producción de este tipo de arenas implica contar con el equipamiento industrial específico y ello explica que la empresa de origen escocés Weir Vulco, con presencia en la Argentina desde hace siete años para proveer a la industria minera (San Juan), haya hecho foco también en la fabricación,  provisión e instalación de plantas para la preparación de estas arenas específicas.

Con 140 años de trayectoria. Weir se dedica a fabricar partes y equipos para la industria minera y de Oil & Gas, pero además produce el 95 por ciento del equipamiento necesario para montar las plantas procesadoras de las arenas utilizadas en el fracking.

Con más de 15 mil empleados a nivel mundial, esta compañía tiene, por caso, una fuerte participación en el reservorio no convencional de Eagle Ford, en Texas, Estados Unidos.

Bombas, válvulas, hidrociclones para procesar y separar agua de las arenas,  para lograr su granulación específica,  partes como cintas transportadoras, distribuidores de alta presión,  y hasta el montaje de plantas modulares y sus sistemas de control de operaciones, forman parte de los productos y servicios que esta empresa dispone en esta materia.

“Podemos entregar una planta completa o vender componentes a quienes se dedican a producir arenas (canteras o dragado) , sean clientes finales como las operadoras petroleras y/o empresas de servicio. Estamos participando en nuevos procesos para contar con nuevas plantas para tratamiento de arenas para franking en la Argentina” indicó el ingeniero Mariano Grassi, directivo de la compañía.

La producción local de estas arenas implica reducir sensiblemente el precio de provisión de este insumo básico del proceso de explotación de yacimientos no convencionales, ya que se eliminan costos de fletes marítimos, costos internos del país de origen, costos portuarios, lo cual aporta a lograr un costo final por pozo en producción cada vez menor, lo que torna viable este tipo de producción, siempre considerando las oscilaciones del precio internacional del crudo y el gas.

El logro del objetivo final de autoabastecimiento de este insumo a precios adecuados requiere además el rápido desarrollo de infraestructura de transporte local, particularmente el ferroviario que conecte las zonas de producción de arenas con las áreas de explotación de los hidrocarburos.

Por Marcela Gonzalez
Econojournal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *