Vaca Muerta, bajo la lupa de Estados Unidos

De regreso de su primera gira por Estados Unidos en carácter de presidente de YPF, Guillermo Nielsen se trajo de su viaje una promesa y un hecho concreto vinculados con el desarrollo de Vaca Muerta.

En el primer caso, la posibilidad de que los organismos internacionales de crédito puedan reducir las tasas de interés que aplican a las líneas financieras otorgadas para invertir en la mayor zona hidrocarburífera de la Argentina.

Y en el segundo, la certeza de que las petroleras norteamericanas quieren incrementar sus negocios en Vaca Muerta donde hasta ahora YPF es la que más fondos enterró, con un desembolso cercano a los u$s11.000 millones en los últimos años y 850 pozos perforados.

La zona petrolera neuquina y la empresa estatal se encuentran fuertemente ligadas y con un futuro conjunto. Sobre todo, si se tienen en cuenta el potencial para la obtención de hidrocarburos que tiene esa región y las multimillonarias inversiones que ya lleva realizada la compañía que ahora comanda el ex secretario de Finanzas durante el gobierno de Néstor Kirchner.

En ese contexto, Nielsen participó, junto al secretario de Energía, Sergio Lanziani, de un seminario organizado por la Casa Blanca en Washington. De allí regresó con la chance de que el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos (Exim Bank) reduzca las tasas que le cobra a las petroleras de ese país para financiar las exportaciones de bienes y servicios a Vaca Muerta.

Es que tanto los empresarios argentinos como sus pares norteamericanos consideran que Vaca Muerta tiene los mismos potenciales de desarrollo que otras formaciones similares ubicadas, por ejemplo, al oeste de Texas y en el sur de Nuevo México.

Por eso, desde ExxonMobil a Chevron, entre los grandes grupos de Estados Unidos, tienen interés en conocer cuáles serán las políticas oficiales argentinas para lograr que Vaca Muerta retome su producción y quede aislada de la coyuntura de crisis que sufre la economía local.

La primera señal en ese sentido, fue la decisión del Gobierno de bajar las retenciones al petróleo del 12% al 8%, decisión que ya fue comunicada a las petroleras por el ministro de Producción, Matías Kulfas.

Pero para intentar conocer todavía más en profundidad el devenir político y regulatorio que el presidente Alberto Fernández pretende imponer en la región, las compañías norteamericanas están terminando de definir un grupo de estudio.

Se lanzará en enero próximo y está impulsado por el Centro Wilson, una especie de think thank de la política norteamericana que estudia asuntos nacionales e internacionales.

En rigor, su denominación correcta es la de Woodrow Wilson Memorial Act, tiene sede en Washington y fue creado en conmemoriación del ex presidente Woodrow Wilson.

El centro establece y mantiene foros de debate, diálogo y colaboración de manera independiente y en donde se tratan temas de la política doméstica y externa que en Estados Unidos son considerados de vital importancia.

En ese marco, sus autoridades definieron la conformación de un grupo de estudio para profundizar en el potencial de Vaca Muerta que será integrado por ejecutivos y especialistas de petroleras norteamericanas, y del que también participarán el gobierno argentino y el propio Nielsen.

El titular de YPF ya mantuvo conversaciones con referentes de este instituto en el marco de su participación del seminario América Crece y en donde formó parte de uno de los paneles organizados en el evento que se desarrolló en el edificio Eisenhower de la capital norteamericana.

El seminario contó además con la participación de casi todo el gabinete del gobierno de Estados Unidos. Entre ellos estuvieron los secretarios del Tesoro, Steven Mnuchin; y de Comercio, Willbur Ros, entre otros.

También participaron el director Ejecutivo de la Corporación Financiera Internacional (CFI), Adam Boheler; y el subsecretario de Estado para el Crecimiento Económico y Energético de Estados Unidos, Keith Krach.

En ese marco y durante el panel de energía e infraestructura, Nielsen brindó su postura sobre cómo las compañías energéticas y petroleras de Estados Unidos pueden incrementar sus negocios en los países de la región, y en especial en Argentina y Vaca Muerta.

Su tarea estuvo centrada más que nada en mostrar el escenario actual y los planes regulatorios que el gobierno argentino tiene para el mercado petrolero y para el desarrollo de YPF y Vaca Muerta.

No estuvo en su agenda la tarea de cerrar acuerdos de inversión con grupos norteamericanos o de profundizar en la relación entre el gobierno de Alberto Fernández y los acreedores norteamericanos.

Por Andrés Sanguinetti
Iprofesional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *