Una foto de campaña que costará millones de dólares

La mañana del 29 de octubre de 2018 el presidente Mauricio Macri viajó hasta el Puerto de Bahía Blanca para despedir al buque regasificador Exemplar.

A raíz del incremento en la producción de Vaca Muerta, el gobierno decidió entonces no renovar el alquiler del barco y aprovechó la ocasión para armar un acto político en contra del kirchnerismo que fue quien lo había instalado allí en 2008, cuando la crisis energética complicaba el abastecimiento.

“Este barco es un símbolo que nos lleva a expresar la inacción, la incapacidad, el despilfarro por las decisiones que llevaron a necesitarlo. Este barco tiene que ver con otra cosa que sucedió en nuestro país que fue instalar el engaño, la mentira”, aseguró Mauricio Macri en compañía del entonces secretario de Energía, Javier Iguacel.

No conforme con haber despedido a aquel buque, días después YPF, entonces conducida por Miguel Gutiérrez, firmó un contrato con Exmar para traer a Bahía Blanca una barcaza licuefactora llamada Caribbean FLNG, que por entonces reposaba en las costas de Shangai. De este modo, la Argentina, que ni siquiera había dejado de importar LNG, ya que solo había decidido no renovar el alquiler de uno de los dos barcos regasificadores que operaban en Bahía Blanca, de pronto anunció que buscaría convertirse en un exportador de LNG a partir del excedente de gas disponible en verano. La barcaza arribó el 4 de febrero de 2019 y fue el propio Macri quien comunicó la novedad a través de Twitter.

La decisión de despachar el barco regasificador había sido polémica, pues entonces no estaba del todo claro si no iban a tener que necesitarlo de vuelta rápidamente. Al día siguiente de aquel acto de Macri, la secretaría de Energía ya estaba trabajando para traer una unidad similar a comienzos del año siguiente, aunque para no pagar el costo político de ese retorno se buscaba que fueran las compañías eléctricas las encargadas de traerlo y ya no IEASA.

Es decir, cuando el buque todavía no había zarpado en el gobierno ya eran conscientes de que probablemente iban a seguir necesitándolo el invierno próximo, pero igual se decidió despacharlo y armar un acto político para vender el fin de una etapa que no parecía estar cerrada. La importancia de construir un relato pesó más que la planificación energética.

Efecto pandemia

El emprendimiento de la barcaza licuefactora fue arriesgado por la distancia que separa a Vaca Muerta de Bahía Blanca y sus costos asociados, por lo competitivo que es el mercado de NLG y por la decisión de firmar un contrato por 10 años.

Con la caída de los precios del LNG ese contrato terminó siendo ruinoso. Ninguna de las exportaciones que se hicieron fue rentable. Incluso se llegó al absurdo de despachar desde Bahía Blanca un barco con bandera de Bermuda que terminó atracando en Escobar para venderle ese cargamento a IEASA.

Ahora la nueva conducción de YPF buscará rescindir ese contrato con la belga Exmar, lo que podría tener un costo de decenas de millones de dólares. Todo por sobredimensionar el valor de una foto política y hacer campaña electoral sin medir adecuadamente el impacto que esas decisiones podían terminar teniendo en las cuentas públicas.

Por Nicolás Gandini
EconoJournal

2 comentarios en “Una foto de campaña que costará millones de dólares

  • el 8 julio, 2020 a las 12:34
    Permalink

    Me gustaría tener la posibilidad de leer las notas que el señor Nicolas Gandini ha hecho públicas en este canal de información; espero respuesta, gracias

    Respuesta
    • el 10 julio, 2020 a las 16:48
      Permalink

      Alfredo, en buscar (lupa) debes escribir: Nicolás Gandini. Saludos!

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *