Río Negro sigue sin mejorar su producción petrolera

La extracción de petróleo mostró una caída en agosto, por segundo mes consecutivo. Preocupación en el sector pyme por la falta de reactivación.

La extracción de petróleo en Río Negro volvió a mostrar una leve merma en agosto con respecto a julio. Es el segundo registro mensual consecutivo en baja. El mes pasado, último con datos oficiales, bajó alrededor de 200 barriles de petróleo por día. La cifra no significa un indicador relevante para la producción, lo que muestran los números de agosto es que la provincia sigue sin repuntar la producción.

Si bien la implementación del precio sostén o barril criollo, en mayo pasado, generó expectativas en el sector, lo cierto es que el escenario prácticamente no mostró cambios. Solamente junio convidó síntomas de mejoras, pero los meses siguientes la extracción comenzó a declinar.

Según datos de la secretaría de Energía de Nación, Río Negro extrajo 25.071 bpd mientras que en julio el total fue de 25.292 bpd. Por otro lado, como ocurrió en meses anteriores, por el nuevo precio del mercado interno, las regalías sí lograron recuperar un 4 por ciento la recaudación con respecto al mes anterior.

Tras varios meses en caída, junio había sido el primer mes en alza desde el inicio de la pandemia. Para tener magnitud de la crisis en el rubro, en agosto del año pasado, la provincia extraía más de 30 mil barriles de petróleo por día (bpd).

De allí comenzó una caída producto de varios indicadores: congelamiento de precios del crudo y los combustibles, desplome del precio internacional por el conflicto entre Rusia y Arabia Saudita y la pandemia por el coronavirus que aún sigue vigente.

En números
25.071 barriles día fue la extracción que registró la provincia en agosto, según la Secretaría de Energía de Nación.

La situación genera preocupación en todos los actores que involucra la cadena del sector, principalmente en las pymes que desde el inicio de la pandemia, en el último tramo de marzo, sufrieron una caída de la actividad que incluso generó muchas dificultades para pagar sueldos.

La decisión del gobierno nacional de implementar un precio paralelo en el mercado interno generó más expectativas en el gobierno que en las pymes. El sector de la pequeña y mediana empresa considera que recién el año que viene habrá un repunte en la actividad.

“Estamos muy preocupados con la situación. Las pymes que generamos trabajo estamos en la lona. No tenemos auxilio de ningún lado y las empresas, no solo no dan perspectivas de reactivación, sino que restringen cada vez más sus gastos”, indicaron desde el sector.

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *