Proyectan usar el gas de Vaca Muerta en colectivos y camiones

El Gobierno lanza un proyecto, a través de la elaboración de una nueva norma, se pretende incrementar el parque de vehículos y reducir las emisiones de gases contaminantes.

En el marco de políticas oficiales orientadas a mejorar el medio ambiente y reducir las emisiones de gases que genera el transporte automotor, el Gobierno busca regular la producción de vehículos a GNC en todo el país.

Se trata de un proyecto conocido como Norma NAG-452 (2020) “Procedimiento para la habilitación de vehículos producidos en Territorio Nacional, propulsados mediante el uso de gas natural”.

Bajo este título, las autoridades nacionales intentan consensuar con las terminales y las cámaras del sector un marco legal que permita transformar a GNC los vehículos pesados que funcionan a diésel, como los colectivos de transporte público de pasajeros, debido a que son una de las principales fuentes de emisión de agentes contaminantes del aire, como óxidos nitrosos y material particulado.

El Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) comenzará una serie de reuniones con todo el sector para terminar de delinear la nueva norma con la que se busca modernizar los mecanismos de monitoreo y control del sector vehicular, internalizar tecnologías digitales en todo el proceso de conversión de vehículos y en el control de obleas.

Además, busca aprovechar el potencial que tiene Vaca Muerta como productor de gas de la Argentina, algo que en la actualidad no se percibe en los hechos pero que, convertido a GNC, podría transitar cada vez más por las calles y rutas locales.

El escenario

La producción gasífera es creciente, más allá de que hoy representa apenas el 4% de lo que se produce en esa cuenca neuquina, pero que igualmente obliga a pensar en nuevos mercados para ese recurso natural.

En el último tiempo, este sector pasó de ser deficitario a tener abundancia de un recurso que sobra durante ocho meses del año y que necesita una urgente la búsqueda de mercados para poder evacuarse. Al mismo tiempo, se transforma en una alternativa para inyectar dólares a la macroeconomía.

Y, precisamente, uno de los nichos más codiciados es el del combustible GNC. No es para menos: con una clientela de 1,7 millones de vehículos en el país, empieza a ser cada vez más atractivo por su precio más económico en comparación a las naftas tradicionales, además de tener beneficios a la hora de cuidar el medio ambiente.

En la actualidad, la tasa de conversión es de 14.000 vehículos por mes; su kit de quinta generación que puede llegar a costar $50.000 y, por ahora, alcanza a vehículos en su mayoría dedicados al trabajo, como taxis, remises y utilitarios.

De hecho, el uso del GNC ya es abastecido por 2.000 estaciones de servicio y su demanda abarca cerca de 6.573 millones de metros cúbicos diarios, representando un 6% de la demanda local de gas natural.

Ahora, el Gobierno, a través del Enargas, pretende masificar este mercado mediante normativas que permitan ampliar la producción de camiones y colectivos afectados al transporte público de pasajeros que sean propulsados por GNC.

El organismo viene trabajando en el diseño de una normativa que permita garantizar el funcionamiento seguro del transporte en distintas variantes con GNC y GNL fabricados en el país y la expansión de estaciones de carga de GNL y surtidores de GNC de alto caudal.

“En el corto plazo, la expectativa oficial es la de desarrollar una red de buses de transporte público que utilicen GNC, y no solo promuevan el uso comercialmente competitivo del gas local, sino que además se internalice este combustible que resulta ecológicamente más amigable que otros fósiles líquidos”, indica un documento del Enargas sobre usos del gas natural en el transporte y un análisis de la actualidad del mercado.

En octubre del año pasado, el organismo realizó un seminario sobre las alternativas que tiene el gas natural con representantes de las provincias que integran la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), las cámaras empresarias del sector y fabricantes como Scania, Corven e IVECO.

En ese encuentro, se calificó como necesario a este proceso de transformación, que además es visto como una oportunidad para incrementar la producción del gas de Vaca Muerta, así como eslabonar un mayor valor agregado en la fabricación de productos para el uso del GNC (compresores, cilindros, válvulas, surtidores, y otros) y en el desarrollo de ingeniería nacional para la utilización del GNL (surtidores y otros componentes asociados).

Con este escenario de fondo, la Gerencia de Gas Natural Vehicular del Enargas elaboró un análisis técnico que servirá como base de la nueva reglamentación que regirá la producción nacional de vehículos destinados al servicio de transporte terrestre de pasajeros o de carga, propulsado mediante el uso de gas natural como combustible almacenado a bordo bajo las formas de gas natural comprimido (GNC) o gas natural licuado (GNL)”.

También se conformó una Comisión de Aportes Técnicos que promovió la participación, entre otras entidades, de las terminales que quieran y puedan producir este tipo de vehículos.

Luego de varios meses de estudios, se prepararon documentos de trabajo preliminares que, junto a las normas ya establecidas por la Ciudad de Buenos Aires para los colectivos a GNC y GNL, sirvieron de base para la elaboración del proyecto bautizado como NAG-452 (2020).

Según fuentes del Enargas, “este plan proporciona un nivel adecuado de confianza en el uso del gas natural como combustible, como también para las pruebas requeridas en la instancia de la producción nacional de vehículos a GNC”.

La reglamentación que el Gobierno pondrá en debate con los empresarios automotrices se basa en el artículo 52 inc. b) de la Ley N° 24.076 que obliga al ENARGAS a dictar reglamentos en materia de seguridad, normas y procedimientos técnicos, de medición y facturación de los consumos, de control y uso de medidores de interrupción y reconexión de los suministros.

A partir de ahora, la agenda oficial abarca reuniones con empresas, organismos y ministerios vinculados con la producción nacional en general y con la de GNC y GNL en particular.

Los primeros encuentros se darán con funcionarios de los ministerio de Transporte y de Desarrollo Productivo, para luego seguir con el INTI); ADEFA y la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA).

Luego será el turno de empresas como Agrale Argentina; a TA Gas Technology; Corven Motor; Iveco y Scania Argentina.

Todos podrán analizar el proyecto NAG-452 que ya se publicó en el Boletín Oficial para terminar de dar forma final a la reglamentación que regulará la producción de vehículos a GNC y GNL en todo el país.

Por Andrés Sanguinetti
Economía Sustentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *