Provincias petroleras advierten pérdidas por $3.800 millones por mes

Pidieron que el barril criollo sea de US$ 54 y solicitar un precio sostén alto y señalaron que es necesario para no «poner en riesgo el empleo, la paz social y la seguridad energética del país». Estimaron que por mes, se perderían en regalías 3800 millones de pesos.

Las diez provincias que integran la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos, la Ofephi, presentaron una propuesta única al gobierno nacional para evitar que la crisis internacional del petróleo afecte aún más a la complicada industria petrolera.

El pedido es que se aplique un precio sostén o barril criollo de 54 dólares y retroactivo al 1 de marzo. El planteo de las provincias es que ese valor fue el que se negoció en los últimos contratos de venta de petróleo de fines de enero.

Además, las provincias también solicitaron que se reglamente finalmente el artículo 52 de la Ley de Solidaridad Social que regula las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos y plantearon, que en el caso de las provincias exportadoras se avance hacia una alícuota 0 y para el resto de las jurisdicciones se aplique un esquema móvil.

Este planteo viene a responder a la situación de Chubut, en donde cerca del 35% de su producción de Escalante se exporta, al no poder ser refinada en el país. Precisamente esa provincia había impulsado en precio menor para el barril criollo, de unos 47 dólares.

Desde la Ofephi se solicitó además a Nación que se mantengan congelados los precios de los combustibles, una medida que con un barril sostén a 54 dólares difícilmente sea apoyada por las refinadoras y las empresas integradas, dado que implicaría que sigan vendiendo los combustible por debajo del valor de paridad de exportación.

No obstante, los análisis no son tan lineales. Desde las provincias se advirtió que esta medida de un precio sostén es necesaria para no «poner en riesgo el empleo, la paz social y la seguridad energética del país», dado que señalaron que de aplicarse el actual valor internacional del barril las provincias perderían 3.800 millones de pesos por mes en concepto de regalías.

En la nota enviada el miércoles por la noche al secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, las provincias remarcaron que la pérdida de recursos para las provincias «en el año llegan a significar hasta dos meses de salarios de nuestros agentes provinciales».

Pero en el análisis que ahora deberán hacer Lanziani y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, también deberá tenerse en cuenta que no reducir el precio de los combustibles en el surtidor generará una pérdida de competitividad a las demás industrias abocadas a la exportación y que hacen uso intensivo de los combustibles, como es el campo.

Matías Kulfas

Un valor demasiado alto del precio sostén imposibilitará que los combustibles bajen de precio y, por ejemplo en el caso de la soja, hará que sus productores paguen por ese insumo prácticamente el doble de lo que se abona en otros países a valores internacionales.

Una cuenta, en la que desde las empresas productoras y refinadoras se señaló que sería útil una reducción de la carga impositiva que pesa sobre los combustibles y que llega a representar más del 40% del precio final del surtidor.

La resolución del planteo de la Ofephi está ahora a la espera de un encuentro con Kulfas y Lanziani, pero con el impacto en medio de las medidas de control y contingencia del coronavirus, por lo que podría extenderse su definición hasta la semana que viene.

POR VICTORIA TERZAGHI
Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *