Neuquén insiste en la vuelta del barril criollo

El ministro de Energía de la provincia, Alejandro Monteiro, le respondió al titular de Energía de la Nación, Darío Martínez, que relativizó días atrás la medida.

La pulseada por el retorno del barril criollo se instaló de lleno en la agenda del sector petrolero cuando esta mañana el ministro de Energía de Neuquén, Alejando Monteiro, salió a retrucar los dichos del secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y planteó que es necesario el regreso del precio sostén “para darle previsibilidad a las inversiones ante el contexto internacional de alta volatilidad” pero también como herramienta para proteger el empleo y las pymes.

Monteiro explicó que “están dadas las condiciones para volver a establecer un precio sostén porque en este momento desde los distintos sectores que conforman la actividad hidrocarburífera hubo señales que permiten darle continuidad y fortalecer la actividad pero tenemos para ello que evitar la volatilidad, y entendiendo que las refinerías han tenido ciertas mejoras que les permitirían pagar un precio mejor por el crudo”.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, aseguró por el contrario que no considera que de momento estén dadas las condiciones para volver a aplicar el precio sostén, que encarece dentro del país el valor del petróleo, dado que consideró que “estamos en valores donde la tensión no es muy grande”.

Aunque dejó la puerta abierta para entablar las negociaciones al sostener que “cuando se de una tensión más grande entre las productoras, las refinadoras y los gobiernos provinciales, iremos analizando algunas decisiones”.

El barril criollo fue instaurado el pasado 19 de mayo por medio de un DNU (el 488/20) pero dejó de regir el 30 de agosto al cumplirse la cláusula que marcaba que si el precio internacional superaba o igualaba por 10 días consecutivos el precio del barril criollo, el mismo dejaría de aplicarse.

La norma fijaba que todos los barriles de petróleo que se comercialicen dentro del país lo harían a un precio fijo de 45 dólares, mucho más elevado que el valor internacional, con el objetivo de sostener al sector productor de hidrocarburos ante los bajos precios reinantes.

Pero el barril criollo tuvo poco efecto en ese sostenimiento dado que por un lado varias empresas denunciaron que las refinerías nunca les abonaron esos 45 dólares, ya que aplicaban descuentos de comercialización que reducían el precio a unos 42 dólares como máximo. Mientras que la caída en la demanda de combustibles hizo que sobrara petróleo en el país, impidiendo todo efecto dinamizador de la producción.

En donde sí tuvo un impacto positivo es en la recaudación por regalías de las provincias productoras, ya que esos tributos dependen precisamente del precio de venta del petróleo.

En el caso de Neuquén, en septiembre, en el primer mes sin el efecto del barril criollo se estimó que las regalías descendieron unos 150 millones de pesos, pero ahora la baja podría ser mucho mayor ante la caída de los precios internacionales que arrastran al valor que se paga dentro del país.

Los cálculos del gobierno neuquino marcan que por cada dólar que baja el precio del crudo se pierden unos 58 millones de pesos en regalías, en un escenario de producción estable. Pero además, la producción de la provincia tuvo el mes pasado una caída, por lo cual las regalías cayeron por ese doble efecto.

Monteiro reconoció que el contexto del sector no es el hoy el mismo que hubo en la previa al dictado del DNU 488, y es por esto que sostuvo que “podemos hablar de 45 o tal vez un precio un poco más bajo”. Un planteo en línea con las productoras no integradas que ya el mes pasado pidieron un precio sostén en torno a los 40 a 42 dólares.

Márgenes extraordinarios en las refinerías

Monteiro explicó que “hoy los precios no reflejan la realidad del sector porque con el Brent en 37 dólares, al productor local le están pagando 34 y cuando uno va a cargar combustibles el precio implícito de un litro de nafta o gasoil es mucho más alto”.

Es por esto que remarcó que “creemos que hay un margen para conversar con el secretario de energía y dentro del sector”, ya que señaló que “las refinerías han mejorado sus ventas, hubo tres aumentos en el precio de los combustibles y la demanda está prácticamente al doble y entre el 20 y el 30% de los subproductos que se refinan se exportan sin retenciones”.

El ministro neuquino destacó que el pedido no es solo de la provincia sino del conjunto de jurisdicciones productoras que conforman la Ofephi, y en ese sentido destacó que “hubo una serie de hechos que mejoraron la situación del sector de las refinerías que permitiría conversar sobre la aplicación de un precio sostén que mejore la situación de las empresas y redunde también en más empleo».

Y enfatizó que «con los precios actuales el sector de refino está teniendo márgenes extraordinarios y el sector de la producción, con 34 dólares por barril, lo más probable es que no pueda seguir con la actividad con el impacto que eso tiene en las pymes y el empleo”.

Por Victoria Terzaghi
Rio Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *