Metrogas dejará de pagar $ 1000 millones por mes a petroleras

Metrogas, que opera en la Ciudad de Buenos Aires y el sur del conurbano, avisó que no pagará más a las productoras de gas por complicaciones financieras. El Gobierno, molesto con esta decisión de una empresa cuyo accionista principal es la estatal YPF.

El Gobierno recibió el jueves con extremo malestar una carta de Metrogas en la que avisa que dejará de abonarles a las petroleras el gas que compra para después llevarlo por redes hasta los hogares y los comercios.

La nota, firmada por el Gerente de Asuntos Regulatorios de la distribuidora, Alejandro Gustavo Comuzzi, refiere al «deterioro en la situación económico-financiera de MetroGAS, producto de distintas controversias regulatorias» y anticipa que desde el viernes 4 dejará de pagarles las compras de gas a las productoras como YPF, Pan American Energy (PAE), Total Austral, Tecpetrol y Pampa Energía.

La empresa que opera en la Ciudad de Buenos Aires y el sur del conurbano está controlada por la petrolera estatal YPF en un 70%.

Metrogas es la segunda distribuidora que más volumen de gas entregó en los primeros 6 meses de 2020: 20,7 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d), un 18,8% del total.

La iniciativa, que busca una contribución por única vez en el contexto de pandemia, grava a las fortunas mayores a $ 200 millones con una alícuota que va desde el 2% al 3,5%.

El conjunto de las 9 distribuidoras de gas de la Argentina abona una monto mayor a los $ 5000 millones por mes en invierno a las petroleras, por lo que la deuda mensual de Metrogas sumaría al menos $ 940 millones.

En septiembre la compañía no pagará junio (ya que hay unos 65 días entre las entregas y los pagos) y es posible que hacia adelante tampoco cancele las deudas de julio y agosto, algo que, de acuerdo a lo que plantean las petroleras, pondría en riesgo la viabilidad del suministro y las inversiones.

«¿Si no paga la más grande, qué queda para el resto?», lamentó en off the record una fuente ligada a las productoras.

Metrogas pone en cuestión el congelamiento de las tarifas desde abril de 2019, que debió haber tenido dos ajustes semestrales según lo previsto: en octubre del año pasado y en abril del corriente.

El atraso de las tarifas hasta julio de 2020 sería de 67,96% según el índice de inflación mayorista (IPIM) y de 64,31% de acuerdo a la inflación minorista (IPC).

Otros ejes que menciona Metrogas es la baja cobrabilidad y la prohibición de cortes a los usuarios morosos.

YPF, además de su principal accionista, es también el mayor proveedor del combustible que utiliza la compañía.

Durante este fin de semana, el interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), Federico Bernal, rebatió los argumentos de la empresa y apuntó al «pésimo manejo de la gestión anterior de la licenciataria», que dejó un elevado nivel de endeudamiento en moneda extranjera y no le permitió cumplir con inversiones obligatorias.

La tensión podría aumentar esta semana, ya que las productoras privadas de gas como Pan American Energy (PAE), Total Austral, Tecpetrol y Pampa Energía, entre otras, no contestaron aún.

Metrogas perdió en el primer semestre $ 1666,4 millones, según sus registros contables. Bernal le solicitó a los ejecutivos de esta firma los estados financieros desde 2015 para analizar si existen justificativos para esta decisión.

Además, el interventor del ente, con llegada a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, aseguró que la cobrabilidad de Metrogas llegó al 30% en los primeros días del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) pero que luego mejoró hasta el 84%, por lo que no le faltan fondos para el normal funcionamiento del servicio y mantener la cadena de pagos.

Podría explorarse en los próximos días un plan de pagos para aliviar las tensiones.

Por el contrario, si las petroleras declararan el default contractual de Metrogas y dejaran de venderle el fluido, la ex Enarsa (hoy IEASA) debería hacerse cargo de suministrar el gas con importaciones, ya que no se puede cortar este servicio público.

Esta opción generaría aún mayores incomodidades en el Gobierno, que no está dispuesto a avalarla en un momento de necesidad de cuidar los dólares.

El presidente de una petrolera, señaló: «Lo de Metrogas es una prueba de que es urgente decidir un régimen para el gas, fundamentalmente para que sea muy claro de dónde van a venir los recursos, algo que hasta ahora se presenta con opacidad».

Santiago Spaltro

El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *