Los biocombustibles, en una situación “insostenible”

Seis cámaras que representan a fabricantes de biodiesel y de bioetanol alertaron que no pueden continuar operando bajo estas circunstancias.

Seis cámaras que nuclean a fabricantes de biocombustibles emitieron un comunicado en el que le advirtieron al ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, que sus asociados están “en una situación insostenible”.

El momento crítico obedece a varios factores. El primero fueron los permanentes cambios en el modo de determinación de los precios, que son fijados por el Estado, ocurridos entre 2017 y 2019, cuando se abandonó la fórmula que actualizaba los valores de materia casi automática en función de diversos indicadores, y garantizando una mínima rentabilidad para los operadores.

Esto se agravó a partir del recambio de Gobierno: la nueva administración decidió congelar los precios de los combustibles y esto afectó a los que se extraen de la soja (biodiesel) y del maíz y la caña de azúcar (bioetanol).

Como corolario, la pandemia de Covid-19 y las medidas de aislamiento para prevenirla derrumbaron el consumo de naftas y gasoil, los productos que se “cortan” con biocombustibles.

Según la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, las cámaras Argentina de Biocombustibles, de Bioetanol de Maíz, de Productores de Biocombustibles en Origen, Santafesina de Energías Renovables y el Centro Azucarero Argentino, la caída de la demanda ha sido del 25 por ciento.

Por eso, le solicitaron a Guzmán “la urgente publicación de un precio que compense costos y contemple una utilidad razonable”.

Parálisis

Las entidades detallaron en este contexto algunas situaciones que están ocurriendo y que pintan con claridad el escenario crítico que vive el sector.

Todas las plantas de biodiesel que abastecen el mercado interno se encuentran paradas por el colapso consecuente del precio fijado en diciembre de 2019”, alertaron.

También señalaron que las plantas de bioetanol de caña de azúcar, en plena zafra, registran costos muy por encima del precio congelado, lo que, sumado al elevado costo financiero que origina la estacionalidad para distribuir el abastecimiento en 12 meses, configura un quebranto económico para la actividad.

Asimismo, la industrias de bioetanol de maíz, en la que Córdoba es líder nacional, “opera intermitentemente, agravada por los fuertes aumentos del maíz (35 por ciento desde mayo), materia prima que representa el 60 por ciento de los costos de producción”.

En este marco, las cámaras de biocombustibles recordaron que la Ley 26.093 crea un Régimen de Promoción que prevé la obligación del Estado de establecer un precio oficial para el biodiesel y el bioetanol, que compense los costos y contemple una utilidad razonable.

“Esto se incumple desde hace varios años, agravándose al extremo desde el congelamiento de diciembre pasado”, insistieron.

Por ello, solicitaron al ministro Guzmán y al secretario de Enegía una audiencia en la que piden que “también sean convocados los ministros competentes de las provincias de la Liga de Provincias Bioenergéticas, quienes conocen perfectamente al sector”.

Agrovoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *