La venta de naftas bajó 3,6 por ciento

Una de las formas de dimensionar la caída de la actividad es a través de la venta de combustibles. La baja en el consumo es una forma de “leer” el menor movimiento comercial, industrial y de las propias familias.

En lo que va del año, la venta de naftas cayó en el país un 3,66 por ciento, según la Secretaría de Energía de la Nación.

El dato corresponde a la suma de las dos variedades (súper más premium), ya que, si se analiza cada una en particular, el resultado es mixto: la venta de súper trepó 5,12 por ciento y la de mayor octanaje se derrumbó más del 30 por ciento.

El fenómeno muestra cómo en 2019 se está consolidando la tendencia que ya se había iniciado en la segunda mitad de 2018: los argentinos dejan de cargar premium para “pasarse” a la súper. La razón: el precio.

Analizando sólo julio, la venta de nafta cayó 2,24 por ciento, con lo que acumula 11 meses seguidos de merma. El último mes que se comercializó más en la comparación interanual fue agosto de 2018.

En el caso del gasoil, en el acumulado enero-julio, se evidencia un incremento en el consumo del 2,38 por ciento, principalmente impulsado por el diésel grado 2 (con mayor contenido de azufre), que creció en todos los meses desde febrero.

La causa es el impacto de la cosecha récord de este año, en comparación con los magros registros del agro de 2018.

Analizando todo el combustible vendido al público en las estaciones (naftas más gasoil), en julio se vendió un 0,49 por ciento más (interanual). En el acumulado hasta julio, se registró una suba del 0,94 por ciento, siempre por el empuje de la cosecha.

En Córdoba

En las estaciones de la provincia, en tanto, el acumulado de la venta de naftas cayó 4,59 por ciento entre enero y julio.

El mejor desempeño lo muestra el gasoil grado 2 (14,2% más en el cotejo interanual), y el peor, la nafta premium (22% menos).

Revisando sólo los datos de julio publicados esta semana y comparándolos con el mismo mes de 2018, en Córdoba cayó la venta de todos los productos, con la excepción del gasoil que usan el agro y el transporte de granos (subió 24%).

Por lo demás, retrocedieron todos: la nafta súper perdió 0,3 por ciento; la nafta premium, 13,3 por ciento, y el gasoil de mayor calidad, 4,9 por ciento.

Por Pablo Petovel
La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *