La Rentabilidad de las estaciones jaqueada

Si algo faltaba para complicar el giro normal de las estaciones de servicios se concretó con el Decreto PEN 566/2019 de fijación del precio del petróleo y de precios tope a las naftas y el gasoil por el término de 90 días.

El congelamiento transitorio por noventa días sobre las naftas y gasóleos cumple su objetivo social y económico perseguido porque también se extiende al GNC en el mismo plazo, como también el gas residencial y para la generación de energía eléctrica.

Ahora, nuevamente las estaciones de servicio, que no tienen ningún poder de decisión y que se enteran de las medidas a través de los diarios, afrontan este congelamiento con un claro perjuicio en su rentabilidad.
Las estaciones que expenden combustibles líquidos reciben una bonificación, ahora congelada, por su volumen de ventas, mientras que en el GNC pueden manejar relativamente los precios en el surtidor, pero de hecho, también han quedado congelados.

Nuevamente la estaciones de servicio, jaqueadas en su rentabilidad, no tienen un horizonte claro sobre cómo seguirá la operación luego del día 91 cuando finalice el congelamiento.

Por último, la situación de las estaciones blancas es todavía más compleja porque no tienen contratos de suministro con las compañías petroleras, ni distribuidores. Por lo tanto no tienen parámetros definidos ni precios como las estaciones abanderadas.

Dr. Luis María Navas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *