La producción de petróleo y gas fue la más baja en 20 años

Los datos de mayo muestran caídas que no se vieron en dos décadas. Se lo atribuyen al aislamiento por la cuarentena

Mayo marcó el peor mes de los últimos 20 años para el sector energético. La producción de petróleo se ubicó un 2% por debajo del mínimo mensual producido en las últimas dos décadas, según un informe del Instituto Argentina de Energía «General Mosconi». En gas, la producción está apenas un 10% por arriba del mínimo producido en los últimos 20 años.

«En mayo de 2020, la producción de petróleo se redujo un 12,2% interanual«, detalla el trabajo. » La magnitud de la caída se debe tanto a los efectos limitantes del aislamiento sobre la actividad como a una demanda paralizada y precios bajos durante mayo«, observa el trabajo del Instituto Mosconi, cuyo especialista es Julián Rojo.

La caída más estrepitosa es en petróleo convencional, que representa un 80% de la producción local y disminuye un 16,2%, con una contracción acumulada del 6%. El no convencional (Vaca Muerta) subió un 5,9% interanual.

La producción de gas cayó un 9,2% interanual. Sin embargo, en el acumulado de los últimos 12 meses, está un 0,6% por arriba de igual periodo anterior.

Las ventas de combustibles disminuyeron un 27% con respecto al mismo mes de 2019. A las naftas les fue peor, ya que el gasoil fue utilizado por la producción agropecuaria. La refinación de naftas se hundió un 43% interanual y 123% en el acumulado de 12 meses. La de gasoil bajó 14,6% interanual y 8,1% acumulado en el primer cuatrimestre de 2020.

También hubo menor demanda de gas y electricidad. «La demanda total de gas natural disminuyó 7,9% en abril de 2020 (último dato disponible) respecto a igual mes del año anterior», puntualiza el informe de Mosconi. En mayo, los requerimientos de energía eléctrica bajaron un 7,6% en relación a mayo de 2019.

En el último año, la demanda de electricidad cayó un 1% en relación a los 12 meses anteriores.

«La paralización total de la demanda, con una leve recuperación en el mes de mayo deja ver dos aspectos: cayó toda demanda interanual correlacionada con la actividad industrial y transporte (esencialmente privado) pero no así la demanda residencial, debido mayormente a un uso más intensivo en los hogares y a factores climáticos. Se evidencia una leve recuperación inter mensual en la industria y comercio», observa el trabajo.

El gas convencional ocupa casi un 57% del total producido en el país. Bajó un 10,6% en mayo, mientras que el «no convencional» (como Vaca Muerta) retrocedió un 7,2%. Sin embargo, en la comparación de los últimos 12 meses, esta variación está un 12,3% por arriba.

En el sector observan que hay un efecto «aislamiento», que golpea a Buenos Aires y el conurbano. Pero también dudan que haya una recuperación una vez que haya mejorado la situación sanitaria. Todo indica que este año estará perdido para el sector. El «barril criollo», una medida para aumentar la producción, entró en vigencia en junio, por lo que aún no se puede ver si tuvo efecto.

Lo que sucede en el sector energético es un reflejo del desplome industrial. El EMAE -estimador de la actividad económica, retrocedió un 26,4% en abril en relación al mismo mes de 2019. En lo que va del año, la retracción es del 11%.

Por Martín Bidegaray
Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *