La otra pelea entre petroleras y estacioneros por el GNC

El precio del combustible no fue el único punto que frenó el ingreso de las operadoras al mercado. Contratos largos, algunas intentaron imponer acuerdos por cinco años, cuando en el sector son por uno.

Dentro de los temas que planteó la Cecha ante los encuentros con los directivos de las petroleras también estuvo la duración de los contratos. Actualmente, la mayoría de los acuerdos que tienen las estaciones de servicio con las distribuidoras que las abastecen de GNC, contemplan vínculos de un año.

En paralelo, para el abastecimiento de combustibles líquidos, los contratos son de 5 años y, en el caso de que haya una inversión de parte de la petrolera en la estación, se pueden estirar hasta 8 años para asegurarse el recupero del dinero.

Este escenario puso en alerta a los expendedores ante la duda de si las petroleras iban a obligar a los expendedores a igualar condiciones como en el caso de los combustibles líquidos.

Según trascendió, una de las petroleras quiso imponer la duración de los contratos, pero no tuvo éxito. A través de las recomendaciones que dio la federación y la cámara, se aconsejó a las expendedoras que sumen cláusulas en los contactos con petroleras para evitar esto.

Lo cierto es que las modalidades de contratos están sujetas a lo que acuerden las partes, no es obligación hacerlo solo por un año ni tampoco por 5.

“Actualmente se están firmando contratos por 1 y 5 años, están las dos modalidades. Cada estacionero deber acordar en base a su negocio. Lo único que hay que respetar es que no se lo puede obligar a firmar una extensión que no le convenga”, expresó una de las fuentes del sector.

Río Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *