La ley petrolera de Fernández

Plantea dar el salto del «extractivismo» a la industrialización. Ante el Congreso, confirmó el envío de una ley para los hidrocarburos, con el fuerte en el agregado de valor.

Alberto Fernández mencionó a la industria hidrocarburífera, con la confirmación del envío al Congreso de una ley para impulsar las inversiones en el sector que está freezado y en la incertidumbre desde mediados de agosto. Un aspecto interesante que planteó el presidente de la nación en su discurso de apertura de sesiones ordinarias fue el de dar el salto del extractivismo para ir a la industrialización de los recursos petroleros, gasíferos y mineros.

¿A qué se refería? A no sólo ser proveedores de materias primas, sino generar una cadena de valor de servicios alrededor de los recursos naturales. Para Vaca Muerta podría significar un guiño para el GNL o la petroquímica que beneficie al shale gas y al shale oil, respectivamente.

“La política productiva debe tener una fuerte orientación a impulsar las exportaciones. Tenemos que salir del extractivismo y generar una industrialización de base nacional, pyme y tecnológica, que permita desarrollar una cadena de proveedores en torno a los recursos naturales», sostuvo el mandatario, escoltado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner a su izquierda y el presidente de la cámara de diputados Sergio Massa a su derecha.

Fernández propuso a la asamblea legislativa un conjunto de acciones para realizar entre los años 2020 y 2021, entre ellas «una renovada batalla nacional por el gas y el petróleo». «Los hidrocarburos serán una palanca para el desarrollo de nuestro país. Vamos a extraer los recursos a través de un entramado productivo, tecnológico y diversificado en todas las provincias argentinas», indicó.

El plan de Fernández, expuesto en su discurso, buscaría la motorización de los empleos, el desarrollo de la tecnología y la creación de nuevas empresas en las distintas cuencas productoras de hidrocarburos. Aunque en este plan, también incluiría a las provincias mineras y al norte que tiene inversiones para el litio en stand by.

Una de las incógnitas sobre este proyecto es sí sólo sería para “blindar Vaca Muerta”, como se hablaba incluso antes de que asumiera el nuevo gobierno, o si colaborará con el impulso a proyectos complejos en yacimientos offshore y de recuperación terciaria, ampliándose así al resto de las regiones que explotar hidrocarburos como la Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

“Enviaré a este Congreso un proyecto de ley para el desarrollo hidrocarburífero que promueva y estimule la inversión nacional e internacional en el sector. Y que facilite el desarrollo de la cadena de valor industrial, tecnológico y de servicios que nos permita crear cientos de miles de empleos directos e indirectos en los próximos años», afirmó el presidente de la nación.

“Argentina tiene que reconstruir su sistema productivo para evitar las crisis macroeconómicas que provienen del sector externo. La política industrial del siglo XXI va a tener como ejes a las universidades y centros tecnológicos calificados”, añadió el mandatario.

Fernández planteó que en la minería se combinará el apoyo a los inversores pero con pleno respeto a los estándares ambientales y la participación social. «La minería metalífera y la de litio se presentan como grandes oportunidades para incrementar las exportaciones argentinas», indicó. Esto dado el fuerte rechazo de la sociedad mendocina a los cambios en la ley provincial y al histórico freno en Chubut a explotación de oro y plata en la cordillera.

Por David Mottura
La Mañana de Neuquén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *