Gas, circulan borradores con subas de hasta 300%

«Todavía no hemos definido exactamente el nivel de incidencia en cada banda tarifaria (del gas)», afirmó. Tampoco está definida la fecha a partir de la cual se aplicarían los aumentos, que el ala política del Gobierno buscaría patear para después de la negociación paritaria. Sin embargo, en el sector ya empezaron a circular borradores con los nuevos cuadros tarifarios. «Los valores difundidos no salen de mi Ministerio», dijo el funcionario, en alusión a cifras que aparecieron en algunos medios sobre cuál será el incremento en este servicio.

Según los borradores que circulan, el incremento arrancaría con una suba del 100% en el precio del gas mayorista en boca de pozo. Según publicó el sitio elinversoronline.com, las eléctricas pasarán de pagar los actuales US$ 2,66 a 5,20 por millón de BTU (unidad de medida). Por su parte, las industrias, que pagan hoy cerca de US$ 3,90 a 4,30 por millón de BTU, deberán afrontar un aumento de entre un 20 y 30%. En tanto que para los consumidores de GNC el precio pasaría de US$ 2,481 a US$ 3,50, un 40%.

Con respecto a las tarifas residenciales, las distribuidoras (Metrogas, Gas Natural Fenosa, Camuzzi) comenzarán a pagarles a los productores un promedio de US$ 4,70 por millón de BTU, un 123% más que ahora. Según elinversoronline, «eso implica que los hogares de consumos más bajos de gas –empadronados como R1 y R2–, que hoy pagan un precio que oscila entre los US$ 0,607 y los US$ 1,34, abonarán cerca de US$ 3. Mientras, en relación al aumento para la categoría R3 –que hoy ya llega a pagar hasta US$ 5,15, en el mismo nivel que un industrial– no se prevén grandes modificaciones».

El segundo paso es recomponer las tarifas de transporte y distribución. Para las transportadoras TGN y TGS, el Gobierno contempla aumentos de entre un 100% y un 300% según el usuario. Para las distribuidiras, la suba oscilará entre un 100% y un 140%.

Así, la factura de gas sufriría un incremento que promediará entre un 200% y un 300%.

Electricidad

Aranguren dijo que «en estos últimos diez años hubo un atraso en el esquema tarifario que redundó en que se perdieran producción y reservas».

En este escenario, dijo que hoy «se están importando de 25 a 30 millones de m3 diarios de gas ya que no hubo señales para la que inversión pudiera convertir los recursos naturales en reservas y luego en producción».

Sobre la electricidad, indicó que aún «hay que ver cómo evolucionan el precio y la demanda y qué medidas de ahorro se toman durante el año» para determinar si habrá nuevos aumentos tarifarios.

También sostuvo que «la recomposición de los cuadros tarifarios tiene por objetivo recuperar la inversión y la calidad del servicio» y que todavía “no se recuperó el costo económico de generación”.

Además, indicó que «la caída de los precios internacionales del petróleo y del gas, si bien traen algunos problemas para la producción, hicieron caer el costo de importación del gas natural licuado y el gasoil para generar electiricidad”.

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *