Estacioneros acumulan más de cuatro meses ventas bajas

La pandemia impactó fuertemente en nivel de facturación de las estaciones de servicio de todo el país. En junio, Neuquén y Río Negro recaudaron un 37,6% y 39,6%, respectivamente, menos que en febrero.

La pandemia condicionó a casi todos los sectores de la economía, pero los estacioneros vieron como de la noche a la mañana las ventas se desplomaron y la demanda desaparición de una forma inédita. Febrero fue el último mes que las estaciones operaron con normalidad y hoy, más de cuatro meses, las ventas están un 30 por ciento por debajo.

A partir del 20 de marzo, cuando se decretó el inicio de la cuarentena obligatoria a nivel país, el sector vio lo que sería el comienzo de un escenario sin precedentes que se hizo realidad en abril. A diferencia de marzo, el cuarto mes del año no tuvo 20 días de ventas normales y por eso se desplomaron un 48,6% respecto a febrero y el impacto en la facturación fue de 42.346.400.000 pesos a nivel país. Ese mes Neuquén registró una pérdida de 1.400 millones de pesos y Río Negro unos 1.324 millones más.

En mayo comenzó el repunte, pero claro, fue más que insuficiente para cubrir lo que se perdió en abril. Si miramos los números, vemos que, en mayo, a nivel país, se recaudó un 24% más que el mes anterior, sin embargo, respecto a febrero las ventas fueron un 36,2% menores. Esto significa que se recaudó unos 10.759.000.000 de pesos más, pero se perdió unos 31.587.000.000 pesos.

Las estaciones de la región no estuvieron exentas de este escenario y, en mayo, Neuquén registró una suba de ventas por 346,7 millones de pesos respecto a abril y Río Negro unos 159,9 millones más. Pero comparado al nivel de caja que tuvieron en febrero, el incremento del 51,7% y del 17% que registraron respectivamente, significó que el sector dejó de recaudar unos 1.053 millones de pesos en Neuquén y 1.164 millones en Río Negro.

La lenta transición de cuarentenas estrictas a distanciamientos sociales a nivel país es el verdadero termómetro de la demanda de combustibles. Además, los resultados positivos que obtuvieron varias industrias con el teletrabajo permitió que, a pesar de las flexibilizaciones del aislamiento, el movimiento siga siendo reducido.

En el informe de junio que presentó la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), y que elaboró la consultora Economic Trends, mostró que el nivel de consumo sigue en alza, pero aún hay una diferencia negativa que alcanza el 30% respecto a lo que facturó el sector a nivel nacional.

En detalle, durante junio hubo una variación positiva en la facturación a nivel nacional del 10,4% respecto a mayo, es decir unos 5.881,9 millones de pesos más. Pero nuevamente al comprar con el nivel de recaudación del mes previo a la cuarentena, se ve una diferencia negativa de 25.264.000.000 de pesos es decir que se vendió un 28,9% menos.

De nuevo, los surtidores de la región siguieron la tendencia nacional. Neuquén y Río Negro registraron incrementos en la facturación junio respecto a mayo de 275,4 millones y 211,1 millones respectivamente.

Un comportamiento de mercado que muestra que desde abril las ventas aumentaron, pero aún están por detrás de lo recaudado en febrero. Lo logrado en junio representa una diferencia negativa de 779,1 millones de pesos y 895,4 millones de pesos respecto a febrero.

Habrá que ver qué datos entrega julio a nivel regional y si las limitaciones de circulación nuevas que implementó Neuquén y Río Negro no se traducen en un retroceso

Por Matías del Pozzi
Rio Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *