El biodiésel busca aumentar el porcentaje de corte

Con fábricas al 50%. En gasoil, apuntan a incrementar la participación del 10% al 20%

La industria del biodiésel argentino comienza 2020 con una capacidad ociosa que se ubica sobre el 50% y las empresas enfocadas a abastecer el mercado interno apuntan a incrementar el porcentaje de corte con el gasoil, en línea con las intenciones del Ministerio de Transporte de generar alternativas de movilidad más sustentables.

Con 54 plantas divididas en 10 provincias, esta industria con epicentro en Santa Fe cuenta con una capacidad instalada de 4,5 millones de toneladas, pero con una capacidad ociosa del 50%, situación que preocupa tanto a las empresas enfocadas al mercado interno como a la exportación. De acuerdo a estadísticas privadas, para el ámbito local la producción en 2019 se ubicó sobre las 1,2 millones de toneladas, mientras la exportación fue cercana al millón de toneladas.

Fuentes de este sector revelaron que la industria pyme del biodiésel «se encuentra paralizada» por la falta de publicación del precio de venta, tomando como punto de partida que este eslabón destina el 100% de su producción al mercado local. Desde el sector que se encuentra volcado al ámbito doméstico, la apuesta radica en elevar el porcentaje en el corte de combustibles, en donde el biodiésel participa con un 10% en el gasoil y el bioetanol con un 12% en las naftas. «Se puede pasar tranquilamente a un 20%», estimó Juan Facciano, director de la Cámara Santafesina de Energías Renovables (Casfer) y miembro de la Liga Bioenergética de Provincias Argentinas, en donde confluyen las esferas públicas y privadas vinculadas a esta industria.

Este pedido, que en estos días está siendo analizado por el ministerio de Transporte nacional en el marco de la búsqueda de alternativas sustentables, implicaría un aumento de la producción del sector del 28%. Facciano citó como ejemplo al programa BioBus, que en Rosario abastecen con biodiesel a tres líneas de transporte público. El directivo destacó que esta elevada capacidad ociosa, sumada a la falta de precio para los biocombustibles, se refleja en serios problemas para las fuentes de trabajo del sector. «Está todo parado, hay suspensiones y concursos preventivos de empresas», advirtió.

Desde la cartera que conduce Mario Meoni confirmaron a este diario su intención de implementar un servicio de transporte público sostenible, a través de la introducción de vehículos híbridos, eléctricos o alimentados con biocombustibles.

Por el lado de la exportación, el panorama no muestra un cambio de perspectivas. El presidente de Ciara-CEC Gustavo Idígoras, reconoció que 2019 cerró con ventas cercanas al millón de toneladas, según la cuota acordada a la Unión Europea. Para este año, adelantó que se prevé, en el mejor escenario, ventas a Europa por 1,2 millones de toneladas. Con respecto a las ventas a Estados Unidos, mercado que en se encuentra cerrado, el directivo señalo que Argentina se encuentra en juicio contra el Departamento de Comercio norteamericano y que hacia mitad de este año podrán verse resultados.

Por Andrés Lobato
Bae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *