El alza de los combustibles impulsó la conversión de autos a GNC

Los sucesivos aumentos en los precios de los combustibles, que acumulan un alza superior al 55% en los últimos 12 meses, aceleraron el ritmo de las conversiones de vehículos a GNC . Tras cerrar 2013 con un total de 157.801 unidades equipadas, en el primer bimestre de este año la cifra se elevó hasta 28.338 coches, 47,9% más que en el mismo período del año pasado.

En un parque automotor con récord de ventas en los últimos años, cargar el tanque se convirtió para los conductores en un gasto cada vez más difícil de afrontar. Con el litro de nafta súper a $ 10,60 en las YPF porteñas -el proveedor más barato del mercado-, la suma se ubica por encima de los $ 500, por ejemplo, para un auto mediano. De allí que muchos decidan empezar a cargar metros cúbicos (m3) en lugar de litros. Un m3 de GNC rinde el equivalente a 1,14 litros de nafta, estima la consultora abeceb.com.

«El precio del GNC en relación con las naftas es el principal motor de las conversiones. También influye el nivel de actividad, dado que el GNC puede ser considerado un bien inferior respecto de la nafta y su consumo es contracíclico», explica un informe de la consultora, sobre la base de datos del GNV Journal. El estudio precisa una relación de 0,229 entre los valores del GNC y de la súper.

«El 90% de las conversiones se explica por los precios relativos, ya que las naftas tuvieron un envión importantísimo y el GNC quedó rezagado», dice Gonzalo Dalmasso, analista del sector automotor de abeceb.com. El ajuste de los presupuestos domésticos da lugar a la alternativa. «Se elige más el GNC en períodos en que se achican los ingresos», explica Dalmasso.

En concreto, el promedio mensual en el primer bimestre de 2013 fue de 14.169 conversiones, contra 9583 en los mismos meses de 2012, según datos de GNV Journal.

También midieron incrementos en la Cámara Argentina del Gas Natural Comprimido, que estimó una aceleración de la media mensual en el primer trimestre. «No tiene que ver con el cambio a un combustible limpio, como en otros países -señala Julio Fracchia, presidente de la entidad-, sino con que hubo una diferencia muy grande entre los precios. Y sobre la carga de un tanque, el GNC permite ahorrar entre 60 y 70%. La suba de los combustibles preocupa y ya es parte de la charla de café.»
Efecto subsidios

Aunque ambos precios se orientan al alza, tras la quita de subsidios en marcha desde este mes, la ventaja (siempre hablando de costos y dejando de lado tecnicismos mecánicos) sigue del lado del GNC. «La liberación gradual del precio de las naftas y el precio del gas «pisado» en boca de pozo», se lee en el escrito de abeceb.com, explican las alzas en las conversiones. La tendencia ascendente de las naftas, continúa, «se vio acelerada a partir de la devaluación de enero, llevando a un récord de conversiones en los primeros meses de 2014».

Pero ahora también le toca al GNC, como consecuencia de una quita escalonada del subsidio al gas, como anunciaron los ministros Julio De Vido y Axel Kicillof los últimos días de marzo. «Eso va a provocar un salto, un reacomodamiento de precios en las estaciones de servicio, que todavía es incierto», pronostica Dalmasso. La quita planificada en tres etapas elevará 48% desde agosto el gas en boca de pozo, que afecta directamente al precio mayorista. De 0,49 centavos en marzo escalará a 0,73.

«El traslado a los precios al público dependerá de la estrategia y las posibilidades de cada estación de servicio», indica abeceb.com, que prevé un aumento «no menor al 10% ($ 0,237 por m3 sobre los precios minoristas actuales, ubicados en $ 2,5), y no debería superar el 48%, si se le aplicaran los márgenes sobre los nuevos costos». De todos modos, la estimación de Dalmasso es que aun si el traslado al consumidor final es total, la situación seguirá siendo favorable en comparación con las naftas, que subirían 60% en el año.

En esta carrera de precios también participa el equipamiento con los tubos de GNC. Esa inversión, que oscilaba entre $ 3000 y $ 6000 hace un año, pasó a ser de entre $ 5000 y $ 10.000, según la tecnología del equipo y la capacidad del tanque.

La brecha entre los combustibles, sin embargo, justifica la inversión. «El ahorro de utilizar GNC en comparación con la nafta súper ha aumentado significativamente en el último año. Ello ha vuelto más atractiva la conversión a GNC, pese a que la instalación del equipo también se ha encarecido y se necesitan más kilómetros para amortizarlo», analiza la consultora.

El cálculo para un auto promedio, a precios actuales, es que el equipo se paga en unos cuatro meses de uso, con el recorrido de unos 12.000 kilómetros. «Luego ahorra entre $ 60 y $ 70 cada 100 kilómetros», precisa abeceb.com.
Combustible alternativo

157.801  ConversionesEs la cantidad de autos que se equiparon para GNC en 2013.
17,5%  AumentoEs el aumento en el número de conversiones ?entre 2012 y 2013. En el primer bimestre de este año el ritmo se aceleró a 47,9%.
1,14  RendimientoEs la proporción que rinde un metro cúbico de GNC medido en litros ?de nafta.

Por Luján Scarpinelli
La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *