Crece la incertidumbre por la Ley de Biocombustibles

El próximo 12 de mayo vence la actual ley que da marco a la producción de biocombustibles, y se abren signos de interrogación ante la demora por el tratamiento de la prórroga en la Cámara Baja, luego de ser aprobada de forma unánime por el Senado el año pasado.

Con Máximo Kirchner a la cabeza, y secundado por el titular de la Comisión de Energía de Diputados, Omar Félix, se trabaja en el diseño de un proyecto alternativo que todavía no ha sido presentado de manera formal y que tiene como objetivo el “beneficio a pymes”, según explicaron voces cercanas a Kirchner.

Otro nudo central sería la tendencia a la baja en el porcentaje de corte. El encargado de sondear los eventuales apoyos es el santafesino Marcos Cleri, que hasta acá ha mantenido hermetismo respecto de los avances. “Hay intereses muy grandes”, explican los defensores de la norma que todavía no ha sido presentada formalmente, y es por eso que Félix aún no ha convocado a una nueva reunión de comisión.

Otro de los puntos que buscaría resolver la nueva norma sería el de la judicialización, dado que muchos actores del sector se presentaron ante la Justicia (durante el 2020) para intimar a la secretaría de Energía a que fije el valor de la tonelada de biocombustible, tal como estipula la ley aún vigente.

El titular de Diputados, Sergio Massa, sostuvo días atrás ante medios cordobeses que se está trabajando en una ley alternativa y dialogando con el sector. Incluso deslizó que esta semana podría haber una reunión del presidente Alberto Fernández con la planta ACA BIO, una de las más importantes en materia de bioetanol.

En esa línea, Massa aseguró que hay que “cuidar” el bolsillo de los consumidores, dado que el valor internacional de las commodities podría empujar sobre el precio de las naftas.

Hasta el momento, la no extensión del marco normativo pone en una situación de extrema delicadez a 54 plantas productoras de biocombustibles en todo el país que generan valor agregado en el lugar de origen y divisas genuinas.

Las tensiones parecerían atravesar mayormente al frente gobernante y es que el martes pasado, el senador por Santa Fe, la provincia que concentra la mayor producción de biocombustibles (el 80%), Roberto Mirabella, mantuvo un encuentro con cámaras de productores de la zona central (Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos)  y el mismo tipo de reunión podría replicarse con funcionarios de las otras provincias. Tal es la importancia que reviste para Santa Fe que la autora de la prórroga es la senadora santafesina, María de los Angeles Sacnun.

“La prórroga de la Ley de Biocombustibles es una necesidad del sector productivo, que apoyan senadores, muchos diputados y gobernadores del propio Frente de Todos. Va a salir”, razonó el diputado por Consenso Federal, Alejandro Rodríguez.

En la misma línea, el bloque de diputados que responde a Juan Schiaretti, (conducido por Carlos Gutiérrez) pidieron junto al Interbloque Federal una sesión especial, días atrás, para tratar la prórroga sin alcanzar el quórum. “Estamos subsidiando a una YPF deficitaria”, explicó Gutiérrez, una respuesta directamente dirigida el mendocino Félix quien en diciembre del año pasado había afirmado que era el petróleo el que subsidiaba a la pampa húmeda.

La producción de bioetanol en Córdoba (producido en base a maíz) implica recursos por U$S 600 millones anuales y 6.000  puestos de trabajo. Algunas voces señalan que Fernández ha postergado su visita a Río Cuarto en el marco del programa de Capitales Alternas, para evitar malos tragos ante la no resolución del tema. 

Como si fuera poco, tanto a Córdoba como Santa Fe renuevan representantes ante el Senado, dato que en la Casa Rosada no pasa desapercibido.

Por Pablo Varela

El Economista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *