Córdoba se prepara para recibir vehículos eléctricos

Desde Epec destacan las acciones que la empresa ha puesto en marcha con el fin de promover la movilidad eléctrica en la provincia.

De las decenas de cosas que nos producen asombro al visitar la sede central de Google (en Mountain View, California) una de las más llamativas son sus estacionamientos, en los cuales cientos de espacios cuentan con un punto de carga para vehículos eléctricos, los cuales ya están totalmente integrados a la vida de los estadounidenses.

Córdoba está dando los primeros pasos en ese camino. Desde la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) destacan todos los beneficios que justifican promover la movilidad eléctrica en nuestro país.

Baterías

Hoy, el componente de valor más elevado de un vehículo eléctrico es su sistema de baterías. Cerca de 50 por ciento del precio corresponde a este componente. El rango de precios está en 270-340 U$S/kWh y un vehículo liviano tiene al menos un conjunto de baterías que suman los 40-60 kWh de capacidad para obtener una autonomía de 300 – 400 km.

Este valor viene cayendo desde 2008, cuando el mismo componente tenía un valor de 1.000 U$S/kWh y se estima que continúe su caída en los próximos años, abaratando los costos del vehículo eléctrico.

El alto costo de las baterías es compensado con el bajo costo de una carga eléctrica para recorrer la misma cantidad de kilómetros que un vehículo de combustión interna. Entre los usuarios de vehículos eléctricos, el 66 por ciento prefiere cargar sus autos en el hogar, lo que supone bajos costos e independencia de terceros.

Sistemas de carga

Actualmente, existen varios sistemas de recarga de baterías. Entre los más básicos se encuentra el propio sistema del vehículo, que sólo exige un tomacorriente para ser cargado, aunque este es el modo que más tiempo lleva (hasta 12 horas). Los Wall Box, de nivel intermedio, se instalan en hogares u otros lugares; permiten utilizar el sistema eléctrico del hogar, pero entregan una mayor potencia y realizan una carga acelerada de una a tres horas.

Por último, las estaciones de carga (estaciones de servicio, postes en estacionamientos) tienen carga rápida capaz de abastecer el 100% de energía del vehículo en un lapso de 30 minutos hasta una hora. Estos últimos exigen instalaciones eléctricas especiales y equipamiento más costoso. Epec tiene instalados actualmente dos puntos de recarga rápida en su edificio central en calle La Tablada 350.

Beneficios

El VE (vehículo eléctrico) aprovecha 90 por ciento del potencial energético versus el 40% del vehículo a combustión interna, que desperdicia la energía en calor y carburante no consumido.

Promueve la diversificación de la matriz energética, especialmente la generación distribuida y la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

Reduce la dependencia de importaciones y subsidios a los combustibles fósiles.

Su utilización mejora la calidad del aire de las ciudades, reduce la contaminación sonora y su huella de carbono es mínima. Además, el costo por kilómetro es tres veces inferior al vehículo de combustión interna.

Panorama actual

La descarbonización del transporte representa un gran objetivo para cumplir con la meta de reducción de emisiones de dióxido de carbono definida por cada país en el Acuerdo de París.

• Un cuarto de las emisiones relacionadas con el uso de la energía en el mundo es causada por el transporte de personas y bienes.

• América latina y el Caribe representan una de las regiones más urbanizadas del planeta. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el 80 por ciento de la población vive en ciudades.

• El panel Intergubernamental del Cambio climático dice que en el 2030 el calentamiento global alcanzará los 1,5 grados. A este ritmo, no se cumplirá la meta propuesta en el Acuerdo de París de llegar al 2100 con un máximo de 2 grados. Esto es una inminente llamada de atención para disminuir las emisiones de carbono.

La emisión de GEI (gas de efecto invernadero) de un motor de combustión interna alcanza los 160 gramos por cada kilómetro recorrido, en tanto el vehículo eléctrico tiene una huella de carbono de 20 g para la misma distancia y un motor híbrido está en torno a 70 g.

La Voz del Interior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *