Como hace una década, vuelve «la guerra del GNC» a Córdoba

Con el aumento en algunos corredores de la Capital y el interior, la diferencia en el valor del metro cúbico llega hasta el 50%.

El precio del gas natural comprimido (GNC) está convulsionado en Córdoba, muy especialmente en la ciudad capital, donde la brecha en el valor de venta entre algunas estaciones alcanza el 50 por ciento.

Con la última suba –del 20% producida durante este fin de semana–, el valor del metro cúbico en los surtidores varía ahora entre 20 y 30 pesos, una diferencia récord en la historia del combustible que impulsa a unos 274 mil vehículos en toda la provincia y a más de 1,6 millones en todo el país.

«Se ha producido un incremento en algunas estaciones principalmente porque no les dan los costos y se ven obligados a ajustar para poder seguir funcionando«, explicaron a esta medio desde la federación que nuclea a los estacioneros del centro del país (Fecac).

«Con las bajas ventas y los costos en aumento, muchos debieron subir el precio para sostener el negocio», agregaron.

En estas estaciones, el precio pasó de 25 a 30 pesos. En el interior, el valor se estira hasta 35 y 36 pesos en algunas localidades como en Cruz del Eje y Villa Dolores.

En el negocio de la venta de GNC, el precio está desregulado y cada estacionero puede vender el metro cúbico al valor que considere. Sin embargo, hay una concentración que genera distorsiones.

Un referente del sector, Julio Kademian, viene denunciando este tipo de hechos desde hace tiempo. De acuerdo con el estacionero, «10 dueños concentran unas 70 estaciones en la ciudad», y de esa manera «buscan controlar el precio del resto».

En total, en la Provincia hay unos 160 puntos de venta.

Según Kademian, estas son las estaciones que «pisaron» el precio incluso por debajo de los 21 pesos el metro cúbico. A este valor, según el estacionero, el valor de venta no alcanza a cubrir los costos.

La nueva «guerra del GNC»

El fenómeno tiene su historia en Córdoba. Se dio entre 2009 y 2011, cuando por la llamada “guerra del GNC” se sostuvo el precio del metro cúbico de gas natural comprimido en 90 centavos, cuando el promedio nacional era de 1,30 pesos.

Por esos años, el valor de la nafta sin grandes aumentos, la multiplicación de estaciones en la ciudad y el parque de automóviles con GNC estancado derivó en una compleja compulsa de precios por atraer la misma cantidad de clientes.

Según los expendedores más chicos, los “grandes” del negocio se habían puesto de acuerdo para bajar el precio.

De esta forma, buscaban desgastar a los que no tenían espalda para aguantar. Consecuencia: cerraron varias bocas por la falta de rentabilidad.

Un grupo de estacioneros independientes llegó a interponer un par de denuncias en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, en Buenos Aires.

Uno de los grandes problemas del sector es la caída en las ventas durante la etapa más dura de la cuarentena, algo que no se terminó por recomponer.

Se calcula que están vendiendo al 60 o 70 por ciento, según la estación, con los precios congelados desde el año pasado.

Por Pablo Petrovel
La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *