Ante la menor demanda local de nafta, exportan etanol cordobés a Brasil

Aca Bio, en Villa María, envió ocho millones de litros por un valor de 4,1 millones de dólares. La compradora del combustible elaborado a base de maíz fue la subsidiaria brasileña de Shell.

En los últimos días, el consumo doméstico de nafta cayó 80 por ciento por la menor actividad económica.
Los efectos negativos que la pandemia de coronavirus está provocando en la economía abren también pequeñas oportunidades.

En el intento por compensar parte de la caída en las ventas al mercado interno, donde la demanda de combustibles cayó 80 por ciento, la empresa cordobesa ACA Bio, productora y proveedora de etanol de maíz para el corte obligatorio con la nafta en el mercado interno, llevó a cabo una operación de comercio exterior.

Se trata del envío a Brasil de ocho millones de litros de etanol de maíz producido en la provincia.

El volumen remitido por la empresa ubicada en Villa María estuvo integrado por 4,5 millones de litros propios y por 3,5 millones adquiridos a Promaíz, la planta que AGD y Bunge tienen en sociedad en la localidad de Alejandro Roca (departamento Juárez Celman), según precisaron desde ACA.

El destinatario de combustible fue Raizen, la subsidiaria brasileña de Shell, que lo utilizará para la mezcla con sus naftas en el mercado interno.

A diferencia de Argentina, donde el corte obligatorio de la nafta con etanol es al 12 por ciento, en Brasil la mixtura llega hasta el 27,5 por ciento.

¿El valor de la operación?: alrededor de 4,1 millones de dólares, a razón de un precio FOB de 520 dólares el metro cúbico (un metro cúbico equivale a mil litros).

Nivel de actividad

En los últimos días, y a raíz de la cuarentena dispuesta para el control del coronavirus, la demanda interna de combustibles se ha reducido de manera considerable. En el mercado de las naftas sostienen que llega hasta el 70 por ciento. “En la misma proporción ha caído la demanda de etanol, para lo cual hay que buscar negocios en la exportación para mantener el flujo industrial”, aseguran desde la industria productora.

La exportación de bioetanol es una opción que tienen las plantas que proveen, con un cupo asignado por el Estado, del combustible renovable al mercado local, en la medida de que garanticen ese abastecimiento obligatorio.

Liderazgo

La producción de etanol de maíz tiene a Córdoba como su principal aportante. Durante el año pasado, las tres plantas radicadas en la provincia (ACA Bio en Villa María, Promaíz en Alejandro Roca y Bio 4 en Río Cuarto) produjeron 369 millones de litros de etanol, sobre un total nacional de 558 millones de litros.

La producción de etanol de maíz en Córdoba representó el año pasdo el 66 por ciento del total nacional del derivado del cereal.

Si se tiene en cuenta que la industria azucarera aporta otro volumen similar, a partir del alcohol del azúcar, de los 1.077 millones de litros de etanol producidos en el país el año pasado, Córdoba participó con el 34 por ciento del total.

Además de las tres plantas cordobesas, hay establecimientos que lo producen en San Luis (Villa Mercedes) y en Santa Fe (Avellaneda).

En total tienen una capacidad industrial para elaborar alrededor de 600 millones de litros, y cuentan en la actualidad con una capacidad ociosa de 270 millones de litros: 45 por ciento del total.

Como contribución al coronavirus, el sector donó 150 mil litros de alcohol a distintas entidades privadas y públicas de Córdoba, de San Luis y de Santa Fe, para su posterior rectificado con destino a la elaboración de alcohol en gel o de productos de desinfección/sanitización.

Por Alejandro Rollán
La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *